Nueva estación, Nuevas Labores

Esta entrada es para contar cómo estamos realizando las labores de la segunda temporada de primavera-verano. Porque en la huerta hace ya varias semanas que tenemos la cabeza en pleno verano, y queremos poneros un poco al tanto de cómo estamos enfocando la nueva temporada.img_1283

Y es que ya se han planificado las plantaciones, el invernadero que hicimos la primavera pasada ya está lleno de plantitas creciendo, estamos fabricando en un no parar los abonos y tratamientos para las previsibles enfermedades y plagas. Las previsibles, que no podemos saber las sorpresas con las que nos encontraremos. Y sobre todo, y para esto es esta entrada, estamos preparando la tierra.

Llevamos dos temporadas en la huerta,

En estas dos primeras temporadas hemos puesto a punto la estructura de la huerta, hemos colocado los sistemas de riego, estamos conociendo el suelo de la huerta y hemos construido infraestructuras necesarias, se están elaborando bocashis contínuamente, hemos plantado árboles y estamos probando nuevas estrategias de cultivo.

 

Labores de suelo

Al ir conociendo el suelo de la huerta hemos descubierto que es bastante arcilloso y está muy compactado. Tanto que las raíces no son capaces de crecer, reflejándose en una baja producción e incluso algunas plantas adquieren unas morfologías no típicas.

 

Laya de doble Mango

Necesitamos una herramienta que permita ir soltando la tierra al mismo tiempo que facilite la incorporación de materia orgánica y ayude a airear y "soltar" la tierra. Creemos que hemos encontrado esta herramienta. Ya la habéis visto en el facebook, es la Laya de Doble Mango que un compañero de agricultura regenerativa ha diseñado y fabrica. Es la herramienta que de momento mejor se adapta a esta manera.

Tiene un ancho de trabajo de 50 cm, esto permite que podamos concentrar los cultivos, dependiendo de la plantación. Así que por ejemplo, donde antes poníamos 4 lechugas/m2, ahora ponemos 9 lechugas/m2.

Esta herramienta también tiene una alta profundidad de trabajo, mientras que una mulilla mecánica penetra en la tierra unos 10-15 cm, la laya tiene una hoja de más de 30 cm de profundidad. La laya respeta los horizontes del suelo y permite a los organismos adaptarse.

Otra ventaja de esta herramienta es lo muy ergonómica que es, la espalda permanece recta mientras estás trabajando, no hay que hacer giros ni levantar peso con la espalda, esto cuando se trata de trabajar una hectárea de terreno es fundamental. Y por último, la calidad de los materiales y de la manufactoría, es sólida, inoxidable.

Materia Orgánica

Otro elemento imprescindible para esta tarea es ni más ni menos que materia orgánica. Hemos comprado un trailer de estiércol de vaca curado,  25 toneladas de estiércol de un año de antigüedad. Esta materia orgánica aporta nutrientes a  los microorganismos del suelo capaces finalmente de dejar diferentes nutrientes a disposición de la planta y no solo eso, además hace que la tierra esté más suelta entre otros muchos beneficios.

Otro elemento fundamental en en esta manejo que queremos seguir es más materia orgánica. Ahora nos referimos al acolchado. El acolchado consiste en cubrir la tierra donde se va a cultivar. Las ventajas del acolchado son muchas. El acolchado acaba descomponiéndose e incorporándose al suelo, aumentando el complejo arcillo húmico, otra de las ventajas es que sombrea el suelo minimizando la pérdida de agua por evapotranspiración, favoreciendo la microbiota y disminuyendo la proliferación de adventicias (no les llega la luz para crecer).

En un principio, como la zona en la que está la huerta hay muchas cuadras de caballo, pensamos que íbamos a poder adquirir el suficiente material para acolchado (la paja de las cuadras) yendo directamente a por él a las cuadras. Nos hemos dado cuenta que el tiempo invertido en este trabajo sale mucho más caro que si directamente compramos un camión de paja. Así que preguntando por la zona, haciendo un poco de investigación (una buena tirada de callejeo para las jugadoras de la mascarada) hemos encontrado un señor que tiene este tipo de material, balas de paja mojadas y varios tipos de estiércol. No es inmediato el conocer el entorno.

 

 

Estrategia de labor de suelo

  • Primero, dar dos pases de laya al suelo (tres pases sería lo óptimo, pero el tiempo es limitante).
  • Segundo, poner unos 3 kg de estiércol curado por metro lineal de suelo trabajado. Esto quiere decir que prácticamente ya nos hemos comido las 25 Tn de estiércol y tendremos que comprar otras 20 Tn más para completar las plantaciones de verano.
  • Tercero, acolcharlo todo con paja.
  • Cuarto ponerle el riego. Tratar la paja con biofertilizante y melaza para inocular y favorecer el crecimiento de microorganismos. Tratarla con sulfocálcico para prevenir/erradicar en la medida de lo posible la presencia de hongos patógenos.
  • Quinto, darle todo el tiempo posible para que todo se vaya integrando.
  • Sexto, plantar los plantones que están desarrollándose en el invernadero y aportarles su buen puñao de bocashi, dándoles así más nutrientes  e inoculando nuevos microorganismos.

Con este plan de trabajo ya se entiende que el verano en la huerta comenzó hace un par de meses, y que esas plantitas las veamos en un rico gazpacho!